Pautas para corregir problemas de conducta en los niños

Algunos niños sufren los llamados “trastornos del comportamiento”. Este desorden se manifiesta con actitudes de desobediencia, gritos, enfados e incluso brotes de agresividad cuando al niño se le lleva la contraria. Si esto ocurre, el pequeño necesita ayuda para superar dichas conductas inadecuadas.

Es normal que durante el desarrollo evolutivo, la mayoría de los niños presenten actitudes desafiantes, de desobediencia o de oposición a lo que se les dice. Dentro de un orden, son “normales” y forman parte del proceso de educación. Las conductas negativas suelen desaparecer a medida que el niño va creciendo.

Si el niño es educado en un ambiente adecuado las conductas inapropiadas se van corrigiendo. Uno de los principales objetivos de nuestra guardería de inglés en Valencia es hacer que los niños se sientan seguros en un ambiente de tranquilidad, alegría y buen humor.

El aprendizaje durante la primera infancia tiene gran importancia a todos los niveles. Por eso en Chiquilín ofrecemos a los pequeños una enseñanza bilingüe de gran calidad a través del exclusivo método Total English Teaching.

Cómo tratar los problemas de conducta infantiles

Los niños desobedientes de forma habitual, que gritan o se enfadan o se vuelven agresivos, necesitan ayuda para superar esos comportamientos. Los estudios e investigaciones coinciden a la hora de crear las pautas para una conducta aceduada:

  1. Mantener buenos vínculos afectivos. Es muy importante crear lazos afectivos desde edades tempranas. Para ello hay que procurar pasar el tiempo suficiente con el pequeño. Un tiempo que como sabemos en nuestra escuela infantil Chiquilín se basa no tanto en la cantidad como en la calidad: jugar con ellos, prestar atención cuando nos hablan, realizar actividades juntos, hacer deporte, salir en bici, etc.
  2. Controlar la situación cuando sea necesario. Los niños necesitan seguridad. Deja claro que aunque sois muy amigos y os queréis mucho, tú eres el papá (y por tanto el que decide), y él es el niño y el que debe obedecer.
  3. La actitud de “ordeno y mando” no es positiva. Si el niño se ha portado mal y lo castigas, explícale los motivos y deja muy claro que no va a conseguir nada con gritos, insultos o pataletas.
  4. Mantente firme en tu postura y no le levantes el castigo “por pena”. ¡Eso le reafirmará en su actitud!

La atención que reciben los niños por parte de sus padres y educadores es fundamental  para el control de su conducta. ¡Es tan importante prestarles atención y hacer que se sienta bien cuando su comportamiento es correcto, como retirarles la atención y no “seguirles el juego” cuando se portan mal!

Algunos pediatras como el Dr Jesús Jarque, opinan que los comportamientos negativos son a menudo un modo de llamar la atención. ¡Los niños ven que a menudo se les presta más atención cuando se portan mal que cuando se portan bien!

Ante los problemas de conducta es preciso reaccionar con rapidez. Mientras más tiempo permitamos al niño persistir en este tipo de comportamientos más difícil resultará eliminarlos.

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!