Fomenta activamente la creatividad y la curiosidad infantil

A los niños les encanta “investigar” y fijarse en todo lo que ocurre a su alrededor. Antes de comenzar a hablar, cada cosa que ven es un descubrimiento increíble. Cuando el lenguaje empieza a convertirse en una herramienta de comunicación poderosa, las preguntas se suceden para seguir conociendo las cosas que suceden en su entorno.

El “problema” es que a esa edad las preguntas se suceden en avalancha. ¡Y eso puede poner a prueba la paciencia de más de un sufrido padre! Sin embargo hay que tener en cuenta que esa fase es normal y que la responsabilidad de los padres es intentar dar la mejor respuesta posible a sus hijos.

¿Por qué preguntan los niños?

Para los niños, preguntar es una necesidad, parte de su educación, una forma de saciar su curiosidad y algo que les permite entender el mundo “a su manera”. Por eso es importante responder sin menospreciar, ignorar o ridiculizar sus preguntas, a veces un tanto incomprensibles para la mente de un adulto.

Está demostrado que los adultos que en su infancia mantuvieron con sus mayores una relación abierta, en la que se les explicaban las cosas que sucedían a su alrededor, son más creativos, abiertos y espontáneos.

La mayoría de las veces los niños no buscan respuestas “científicas” ni explicaciones demasiado sesudas. Generalmente lo que buscan no es saciar su curiosidad sino que preguntar es una simple actividad divertida con la que ejercitan su capacidad de hablar y comunicarse. Preguntar forma parte de su aprendizaje y también de su educación. ¡Es preferible no contestar que dar una respuesta que los confunda o atemorice!

Los principales motivos por los que los niños preguntan, son las siguientes:

Consiguen captar la atención de los mayores

El niño, que hace poco tiempo que sabe manejar el lenguaje, de pronto descubre una poderosa arma con la que atraer la atención de los mayores. Algo que para cualquier niño es muy importante: se siente autosuficiente y “mayor”.

Fomentan la comunicación y el diálogo

Para ellos, comunicarse con los mayores a través del lenguaje es muy importante. Por ello no hay nada más frustrante que mandarlo callar o castigarle para que “nos dejen en paz”. Esta situación, repetida en el tiempo, puede llevarle a la timidez y causar trastornos como el fracaso escolar o la inadaptación.

Sacian su curiosidad

El niño se sorprende de todo lo que ve ¡Muchas cosas son nuevas para él y quiere conocerlas! Respóndele con naturalidad y tranquilidad, con palabras que pueda asimilar y entender.

En nuestra Escuela Infantil Chiquilín de Valencia tus hijos podrán dar rienda suelta a todas sus preguntas y sus ansias de saber…¡en inglés! Con nuestro método Total English Teaching, podrán formular todas las preguntas que deseen a sus profesores bilingües. ¡Estarán encantados de contestarlas!

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!