¿Tu hijo está resfriado? Trucos para que se ponga bueno

Con el frío es muy normal que los niños se resfríen, sobre todo los más pequeños y bebés. El invierno es la mayor época de resfriados entre la gente menuda. Sus defensas están débiles y debemos poner todo de nuestra parte para que los niños no se constipen y, si lo hacen, se recuperen lo antes posible.

El resfriado común en los niños

Un resfriado infantil inoportuno también puede causar trastornos en el horario laboral de papá y mamá, que ante el temor de que el niño empeore, deciden no sacarlo de casa y permanecer junto a él.

Este caso, mucho más habitual de lo que imaginamos, ya no resultará un motivo de preocupación ni molestia para los papás. En Chiquilín queremos ayudarte, ofreciendo un servicio integral de calidad en el que está incluido la salud infantil. Por ello, en nuestra guardería en Valencia, contamos con un servicio de enfermería. Así sabrás que dejas a tu hijo en buenas manos y con los mejores cuidados profesionales.

Los resfriados por enfriamiento son la enfermedad común más habitual en niños y mayores. En cuanto los termómetros bajan hay que extremar las precauciones, sobre todo con los bebés, los más expuestos, ya que su sistema inmunológico aún es inmaduro.

Cómo saber si el niño se ha resfriado

Es fácil, sobre todo en el caso de los bebés, confundir los síntomas del resfriado común con los de otras enfermedades. Presta atención si comienza a segregar gotitas líquidas que al cabo de unos días pasan a ser mocos densos, posiblemente acompañados de algunas décimas de fiebre. Si al remitir la fiebre, el niño se encuentra bien y animado, se habrá tratado de un resfriado común. Si por el contrario permanece débil y enfermo, acude de inmediato al pediatra.

Por lo general, la fiebre suele ir precedida de tos y congestión. En el caso de que la tos vaya acompañada de vómitos y diarrea, seguramente se trate de un proceso gripal. Las alergias a menudo se confunden con los síntomas del resfriado común. Sin embargo, éstas suelen ir acompañadas de estornudos continuos e irritación cutánea.

Cómo prevenir los resfriados

  • Alimentación infantil adecuada: Durante los meses de frío hay que prestar especial atención a la alimentación ya que se gastan más calorías y por lo tanto necesitan comer más. No hay que obligarles aunque una alimentación adecuada refuerza sus defensas, protegiéndolo de resfriados y enfermedades.
  • Evitar el contagio: Si alguien del entorno ya está resfriado, hay que evitar el contacto con el bebé. El uso de mascarillas faciales, no toser, estornudar o sonarse delante del bebé, son algunas de las medidas de precaución más eficaces.
  • Protegerle del frío: Para que el frío no le afecte, abrígalo bien aunque sin exagerar, ya que el exceso de calor puede ser contraproducente. En casa, evita poner la calefacción a temperatura elevada para evitar los contrastes de temperatura con el exterior

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!