Trastornos del sueño en niños de 1 a 2 años

Los trastornos del sueño en niños de 1 a 2 años son naturales y muy habituales. Muchos padres que llevan a sus peques a Chiquilín, nuestra escuela infantil bilingüe de Valencia, nos cuentan que los pequeños de la casa tiene este problema y nos preguntan sobre las horas de sueño en niños,  sobre cómo duermen los bebés, nos piden consejos para combatir los trastornos del sueño en niños, etcétera.

Principales trastornos del sueño en niños de 1 a 2 años

Hay muchos problemas o trastornos que pueden afectar al sueño en niños. Estos son trastornos que pueden hacer que al peque le cueste dormir, que pueden hacer que él tenga comportamientos extraños por la noche o bien que altere las fases del sueño en niños, haciendo que estos duerman por el día.

A continuación te contamos cuáles son los principales trastornos del sueño en niños de 1 a 2 años.

  1. Insomnio: el insomnio es el trastorno del sueño caracterizado por la dificultad de iniciar el sueño y también por la dificultad de mantenerlo. Es un trastorno habitual tanto en niños como en adultos.
  2. Piernas inquietas: el síndrome de las piernas inquietas es la necesidad del pequeño de mover las piernas durante la noche. Este síndrome es perjudicial para el peque porque le puede provocar mucho cansancio al día siguiente.
  3. Síndrome del retardo de fase: provoca mucha somnolencia por el día y es habitual en niños un poco más mayores, aunque también puede darse en los más peques. El peque no duerme por la noche o le cuesta mucho, por tanto por las mañanas tiene más sueño del que debería.
  4. Terrores nocturnos: los terrores nocturnos son similares a las pesadillas, aunque con alguna diferencia. Con los terrores nocturnos los peques normalmente no recuerdan luego nada, y mientras los están sufriendo puede darse el caso de que no respondan a los estímulos que viene de fuera.
  5. Pesadillas: normalmente los peques se asustan mucho porque creen que lo que han soñado es real. Las pesadillas les generan mucho miedo y ansiedad por ello se despiertan muy asustados y buscan inmediatamente a sus padres.
  6. Sonambulismo: es el trastorno en el que los niños no responden a estímulos externos y al día siguiente no recuerdan absolutamente nada. Normalmente es un trastorno que se resuelve por sí solo con la edad, sin la necesidad de necesitar ningún tratamiento. Aunque es habitual en niños un poco más mayores, también puede ocurrir en niños pequeños.

Consejos para combatir los trastornos del sueño en niños

A continuación te damos algunos consejos para combatir los problemas de sueño en niños:

  • El ambiente donde duerma el niño debe ser muy tranquilo y la habitación confortable, con la temperatura adecuada (ni mucho frío ni mucho calor).
  • Se debe establecer una rutina y acostar al niño más o menos a la misma hora todos los días.
  • No hacer ruido cuando el peque duerme para evitar que se despierte.
  • Establecer rutinas antes de acostar al peque, como por ejemplo: un baño, leer un cuento, etcétera. Todas estas rutinas ayudarán al peque a saber que se acerca la hora de dormir.
  • Evitar todo tipo de actividades y juegos activos antes de dormir.
  • Ayudar a que el peque aprenda a dormir solo. Esto es importante porque es normal que el niño se despierte a mitad noche. De esta forma, cuando el peque se vea solo a mitad noche podrá conciliar el sueño de nuevo, sin necesidad de reclamar a los padres.
  • Colocar un peluche o una manta de referencia para que el peque no se sienta solo y concilie más fácilmente el sueño. Es una forma de ayudarle en la separación, es decir, en el momento en el que el peque sale de la habitación de los padres y se va a su propia habitación.
  • Evitar siestas demasiado largas.

¿Qué hacer cuando se despiertan en medio de la noche?

Muchos padre son saben cómo actuar cuando los pequeños se despiertan en mitad de la noche y les reclaman, reclaman su presencia, su atención… ¿es recomendable ir?, ¿es mejor ignorar dichos reclamos? Con el objetivo de que los padres sepan cómo actuar cuando los pequeños se desvelan en mitad de la noche os damos algunas recomendaciones en este apartado del post:

  • Esperar: lo mejor es esperar un poco antes de responder. Debes intentar que el tiempo antes de responder sea cada día más largo y no responder o acudir inmediatamente. Con el tiempo, esa espera puede ayudarle a volver a dormirse solo, sin la presencia del padre o madre.
  • Tranquilizar: es recomendable hablarle al pequeño con calma y tranquilidad. Diciéndole cosas como por ejemplo: “estoy aquí”. No es necesario encender la luz, tampoco que los padres se queden demasiado tiempo y mucho menos que se pongan a jugar con los peques porque conseguirán activarlo mucho más y retrasar su sueño.
  • Paciencia: sabemos que es posible que te desesperes cuando el peque rompe tu sueño a mitad noche, no obstante, es muy importante que mantengas la paciencia porque de lo contrario la situación se puede empeorar. Una mala respuesta puede alterar al pequeño y puede hacer que este tarde más en conciliar el sueño.
  • Colocarse lejos: cada vez debes colocarte más lejos de la cama para que en un futuro cercano puedes tranquilar al peque sin la necesidad de entrar en su habitación.

Chiquilín: su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!