Qué hacer para que los niños se adapten sin problemas a la guardería

Comenzar la guardería es todo un desafío para los más pequeños. Separarse por primera vez del entorno familiar, no tiene por qué ser traumático y hay muchos trucos e ideas para que el niño se integre en un ambiente nuevo sin problemas. La integración va a depender, en gran medida de los padres, pero también de los profes de la guardería.

Comienza el aprendizaje

El paso a la guardería supone el inicio del aprendizaje en todos los sentidos. El niño tiene que adaptarse a nuevos horarios, compañeros, educadores y comidas. Por lo general, y en contra de lo que la mayoría de los padres creen, el niño se adapta sin problemas a la nueva situación. Sin embargo, para una minoría el tiempo de adaptación resulta más largo.

Es tarea de los padres y profes conseguir suavizar al máximo el proceso y hacer que el niño se integre por completo. Hay que tener en cuenta que en este sentido no hay normas establecidas y cada niño necesita su tiempo.

Trucos y consejos para que el niño se integre sin problemas

En el caso de los hijos únicos hay de hacerles entender con claridad y de forma positiva que la guarde es un sitio divertido en el que va a encontrar muchos amiguitos para jugar en el que se lo va a pasar genial. Si el niño tiene hermanos mayores, resultará muy útil contar con su ayuda para explicar al pequeño lo que hacen allí: juegos, actividades, cuentos, etc.

A algunos niños les ayuda llevar los primeros días un objeto o juguete que les de seguridad y sirva de vínculo entre su familia y el centro infantil mientras se encuentra fuera de casa.

No forzar la situación. Si el pequeño muestra rechazo o disgusto, lo mejor es dejar el tema para otro día y volverlo a sacar en condiciones más favorables. Una buena idea es pasar a menudo por delante de la puerta, a ser posible a las horas de la salida y observar a los niños que salen contentos con dibujos y cositas para sus papás.

Un remedio que da resultado es que algún amiguito que conozca ya esté en la guarde. Si tu hijo ya conoce a más niños que vienen a Chiquilín, no se sentirá como un extraño.

Los niños imitan comportamientos. Si tu hijo ve que la guardería es un sitio en el que hay muchos niños como él que juegan, se divierten y no lloran al llegar, también él imitará ese comportamiento.

Y sobre todo: mantén la calma. En ocasiones, dejar al niño en la guardería resulta más traumático para las mamás y papás que para los propios niños. El sentimiento de culpa se mezcla con la preocupación de saber que el pequeño estará bien atendido. Nuestra guardería bilingüe en Valencia cuenta con todas las garantías de seguridad, con profesionales cualificados y atención personalizada para niños con necesidades especiales como pueden ser los celíacos, alérgicos, etc.

Chiquilin: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!