Guía de preparación para el primer día de guardería

El primer día de guardería puede ser tan complicado para los niños como para los padres. Aunque ya hayan estado el año anterior, después de las vacaciones volver no es del agrado de todos. Y si es su primera vez en una guarde, ¡todavía menos!

Por eso mismo es muy importante prepararte para todo lo que puede suceder ese día y después. Saber cómo actuar ayudará a tu pequeño (y a ti) a sobrellevarlo mejor y a una adaptación más sencilla.

En Chiquilín te hemos preparado una guía de preparación para el primer día de escuela infantil en la que podrás encontrar todos los puntos que te preocupan o preocuparán. ¡Adelante!

¿Qué debes saber antes del primer día de guardería?

La primera jornada será, sin duda, la más dura para los dos. Alejarte de tu pequeño después de pasar tanto tiempo junto a él no será fácil, pero si te informas bien antes, puedes estar un poco más preparado.

¿Qué saber antes del primer día de guardería? Aquí tienes un listado:

  • Llorará. Si no lo hace el primer día, lo hará los siguientes. Tienes que ser consciente y prepararte para verlo llorar, incluso para pedirte que no lo dejes allí si ya habla. Para ellos es muy complicado entender que sus padres lo dejen en un lugar y con unas personas que no conoce. Pero, con el tiempo y tras el periodo de adaptación todo será más sencillo y dejará de llorar de una forma progresiva.
  • Va a coger virus. En las guardes se cuecen una gran cantidad de virus. Los más pequeños tienen el sistema inmunológico menos preparado, por lo que se contagian mucho más rápido. Esto no significa que se vayan a hace inmunes y que de más mayores enfermarán menos. Pero estando en una guarde es inevitable que se resfríen o que se contagien de sus compañeros.
  • Ya no tendrás el control. Hasta el momento, llevabas un control de sus necesidades, sus siestas, sus comidas… Pero eso se va a acabar y tienes que aprender a no atosigar a sus cuidadores a preguntas. Los profesionales del centro te informarán de todo aquello que consideren más importante.
  • Se caerá, tendrá arañazos y no irá impecable. Relacionarse con otros niños durante todo el día conllevará que tu pequeño deje de estar impecable y que aprenda a enfrentarse a caídas y algunas heridas. Es completamente normal y no debes alarmarte. ¡Déjalo que experimente!

Primer día de guardería. ¿Cómo actuar?

Una de las imágenes más habituales al comienzo del curso en parvularios y guarderías en la de un montón de niños, llorando sin consuelo al despedirse de sus papás el primer día. Es absolutamente normal, pero el proceso debe ser gradual.

Para facilitar el proceso casi todas las guarderías establecen una especie de periodos de adaptación durante los primeros días. Los niños, al principio pasan en el centro menos horas y poco a poco el tiempo de permanencia se va alargando hasta que vuelven a acostumbrarse.

Este proceso es igual de importante que no dejar de llevar a tu pequeño a la guarde durante la adaptación. Que tu peque no falle en estos primeros días le ayudará a sentirse más cómodo con el hecho de ir al parvulario. También procura ser siempre tú quien lo lleve. Que los papis los acompañen les da mayor seguridad y se sienten arropados.

Hablarles bien de la guarde también ayudará a que ellos lo asocien con una idea positiva. Anímale a ir, a jugar con sus amiguitos, a colaborar en las actividades que se propongan y, sobre todo, asegúrale que volverás en un ratito. La actitud siempre positiva frente a la estancia en la guarde es muy importante para que todo salga bien.

¿Qué hacer después del primer día?

Después del primer día en la guardería la actitud también importa. Cuando vayas a recogerlo, procura siempre recibirle con un abrazo y palabras alegres. Pregúntale qué tal el día, qué han hecho y destaca lo divertido que te parece todo.

Sin embargo, si han tenido un mal día, alguna discusión, te cuentan algo que no te gusta… No le hagas ver tu desaprobación. Verte enfadado con la guarde, con sus cuidadores o con sus compañeros puede hacer que sientan que no quieren volver allí. Sencillamente, dale consejos para que no vuelva a pasar, o ponte en su piel e intenta entender cómo se ha sentido. Verse comprendido le ayudará a olvidar el mal trago que ha pasado y volverá mejor el día siguiente.

La puntualidad a la hora de recogerlo los primeros días también es crucial. El peque todavía no se siente demasiado seguro en ese ambiente y ver que van a recoger a sus compañeros y a él no, puede darle sensación de abandono. Intenta estar temprano y que te vea nada más salir.

Y, por último, durante el período de adaptación la comunicación con los profesionales del centro será decisiva. ¿Por qué? Porque él o ella es quien pasa más tiempo en esos momentos con nuestro pequeño y quien podrá aconsejarnos algunas actividades en casa para hacer más llevadera su estancia. Así como también qué observa, cuál es el comportamiento de nuestro peque… Intenta mantener esta comunicación fluida durante el curso también.

Consejos para superar los primeros días

Para terminar, vamos a darte algunos consejos para el primer día de guardería. Siguiéndolos no podemos asegurarte que todo será un paseo en barca, pero sí que facilitará mucho la adaptación de tu peque al cole y también la tuya a dejarlo todos los días.

Listado de consejos

  • Habla mucho con él antes de dejarlo allí

Lo mejor es hablar con el niño y explicarle de manera positiva lo que supone la vuelta: Van a empezar el cole otra vez como los niños mayores, volverán a ver a sus amigos, estarán en la clase de los mayores, van a ver pelis, dibujos, a jugar y a divertirse.

Es importante que el niño perciba la guarde como un lugar alegre y positivo en el que están sus amigos y en donde hace un montón de juegos y actividades.

  • Deja que lleve su juguete favorito

Otro recurso que funciona bien es dejar que durante los primeros días lleve su juguete favorito. Este objeto le resulta familiar y le trasmite sensación de seguridad, convirtiéndose en un vínculo de apego con su casa hasta la vuelta.

Sin embargo, si no quieres llevar su juguete o es demasiado grande o pesado para trasladarlo, puede llevar con él cualquier objeto que pueda transmitirle la misma sensación. El chupete, una manta, un biberón…

Debes tener en cuenta que muchas guardes solo dejan llevar objetos durante el periodo de adaptación. Si este es el caso de tu centro, permítelo los primeros días y ve quitándole la costumbre de forma progresiva. Si es necesario, coméntalo con el centro y que te ayuden a hacerlo de la manera más adecuada.

  • Vístelo con ropa cómoda

La guarde es un sitio en el que los peques van a jugar, a divertirse y a no preocuparse por su ropa. Y tú tampoco lo deberías hacer. Si tu centro infantil no cuenta con un uniforme, viste a tu pequeño con prendas que le faciliten la movilidad y que se puedan ensuciar. ¡Lo harán de todas maneras!

  • Visita el centro de educación infantil con él

Sobre todo, a las horas de entrada y salida para que vea que los demás niños van contentos y que, a la hora de la salida, traen dibujos divertidos y regalos para sus papás. También es muy recomendable que conozca la guardería por dentro, (especialmente su futura aula), e incluso que esté un ratito con otros niños de la clase para que se vaya familiarizando.

  • Dales tiempo

Los niños son poco aventureros y poco amantes de los cambios de rutina. Necesitan un tiempo flexible para adaptarse a la nueva situación. En este periodo, la colaboración entre los padres y el centro infantil resulta esencial. En general, a los pocos días, el niño se habrá adaptado sin ningún problema.

  • Nunca te vayas de la guardería sin despedirte

Los niños no tienen la facultad de usar el sentido común y, por tanto, no es buena idea marcharte aprovechando un momento en el que está entretenido para que no se dé cuenta. Cuando se percate de que te has ido se sentirá abandonado y se asustará al no verte. No sabe si volverás. Despídete y hazle saber que cuando termines de trabajar vendrás a recogerlo al centro. Hazlo siempre de forma positiva: “pásalo bien cielo”, “hazme un dibujo bonito”, “luego vengo a buscarte y vamos a merendar”, etc.

El primer día en la guardería de tu pequeño será un caos. Y posiblemente los siguientes, hasta que se adapte, también. Pero ten paciencia y convéncete de que has tomado la mejor decisión para él y para ti.

En Chiquilín tenemos nuestras puertas abiertas para todos aquellos papis que quieran informarse sobre el centro, la metodología Total English Teaching o cualquier aspecto que les preocupe. No lo dudes y contáctanos sin compromiso.

Chiquilín: su futuro empieza aquí.

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!