12 principales preocupaciones de los padres primerizos

Los bebés no llegan con un manual para padres bajo del brazo. Cuando unos padres son primerizos se enfrentan a muchas situaciones nuevas que, la mayoría de las veces, no saben muy bien como abordar.

Esta realidad es muy común y en Chiquilín lo sabemos. Si estás a punto de ser padre por primera vez presta atención a este post, en él vamos a contarte todo sobre las principales preocupaciones de padres primerizos, cómo combatirlas, y mucho más.

Emociones

A los padres primerizos les preocupan mucho las emociones que sienten. El cambio de vida, el agotamiento físico y el agotamiento mental puede despertar emociones y sentimientos negativos, por ejemplo: tristeza, principio de depresión… ¡Es más habitual de lo que crees! No debes sentirte mal por no sentir una felicidad absoluta. No obstante, si estos sentimientos perduran en el tiempo ponte en manos de especialistas para que te ayuden a superarlos y a disfrutar de tu pequeño lo antes posible.

Dañar la fontanela

Dañar la fontanela es una de las principales preocupaciones de los padres. ¿Qué es la fontanela? Son esos puntos blandos que tienen los bebés en la cabeza. Normalmente los padres se obsesionan con no dañar la fontanela del bebé. Lo cierto es que hay que ir con bastante cuidado, aunque es mucho más dura de lo que pensamos y no se daña con tocar o acariciar la cabeza.  Si tienes dudas sobre ello consulta con el pediatra y te explicará todo lo que necesites saber sobre este tema.

Desarrollo del bebé

El desarrollo del bebé es una de las principales preocupaciones de los padres primerizos. Desde Chiquilín te aconsejamos que no te obsesiones con este tema porque cada peque desarrolla sus capacidades a su ritmo y, es que… ¡cada niño es un mundo! Lo normal es que si el bebé tiene algún problema lo desarrolle antes de los 3 años, así que, en lugar de preocuparte, si ves que el niño tiene algún síntoma consulta con el pediatra de inmediato para salir de dudas.

Lloros del bebé

El llanto en los bebés es algo normal. Es la forma que tienen para pedir las cosas, sobre todo, es la forma de decir que tienen hambre. Normalmente el llanto aumenta en la semana 6 y es abundante hasta la semana 8. ¡Esto no debe preocuparte! No obstante, a veces, lloran porque están sufriendo el cólico del lactante o por cualquier otra causa que puede provocarles algún dolor. Si el llanto es diferente al habitual y continuo lo mejor es que consultes con un pediatra para que vea al pequeño lo antes posible.

Horas de sueño

Las horas de sueño dependerán del bebé. Hay algunos que duermen durante todo el día y solo se despiertan para comer, mientras que otros peques se despiertan con mucha más frecuencia. Lo que debe importarte no es las horas de sueño del pequeño, solo si este tiene un aspecto saludable, si se alimenta bien, si no pierde peso, etcétera. Esto sí es determinante. Recuerda, tal y como hemos mencionado antes, que cada bebé es un mundo y algunos son mucho más dormilones.

Lactancia

La lactancia es otra de las preocupaciones de padres primerizos. ¿Se alimenta lo suficiente? ¿Es bueno darle el pecho? Si tu peque crece y se mantiene en un buen peso… ¡es señal de que sí! No obstante, es normal que surjan dudas, sobre todo si como madre tienes algún problema de salud. En ese caso el médico te dará todas las pautas que debes conocer para que tú y tu bebé os mantengáis en perfectas condiciones y si es necesario te recomendará darle el biberón y ello… ¡no es malo para el bebé! Así que no te preocupes en exceso y… ¡disfruta!

Fiebre

La fiebre es, sin duda, otra de las grandes preocupaciones. Muchos padres primerizos se pasan gran parte del día tomando la fiebre del bebé por miedo. Es verdad que la fiebre es un síntoma que debe hacernos ir de inmediato al médico para que revisen a nuestro pequeño, pero no te obsesiones, cualquier obsesión y temor no te dejará disfrutar de esta preciosa etapa. No obstante, cuando notes a tu peque más calentito de lo normal acude al pediatra o al hospital porque puede ser síntoma de una infección, o de cualquier otra afección.

Alimentación

¿Es mejor darle biberón o pecho? ¿Cuándo puede empezar a comer alimentos sólidos? ¿Qué alimentos son los más adecuados para el peque? La alimentación es fundamental para el correcto desarrollo del pequeño. Recuerda que… ¡la salud entra por la boca! Un bebé sano es aquel que se alimenta bien. Respecto a estas preguntas, deberás consultarlas con el médico. En función de tu estado de salud será más recomendable biberón o pecho y, respecto a los alimentos sólidos, el mismo médico te dirá cuándo puedes comenzar a darle estos alimentos y cuáles.

El peso del bebé

El peso del bebé es una gran preocupación. ¿Nacerá con el peso correcto? ¿Está perdiendo peso? ¿Está ganando demasiado peso? Todas estas preguntas debes hacérselas al pediatra. Este especialista te irá diciendo si tu bebé se mantiene en el peso ideal o no, si debe ganar, perder, si se alimenta correctamente, etcétera.

Economía

La situación económica puede preocupar considerablemente a los padres primerizos. Normalmente, no saben a que gastos se enfrentan hasta que el bebé está en casa. Para poder combatir esta preocupación te recomendamos que antes de tener el bebé hagas una estimación de gastos aproximada para saber el coste que puede suponer. De esta forma los gastos serán más llevadores. No obstante, a veces surgen imprevistos… ¡no hagas que ellos no te dejen disfrutar del pequeño! Averigua también todas las ayudas para padres primerizos que se ofrecen.

Elegir guardería

Elegir guardería es un tema complicado para muchos padres. ¿Qué criterios se deben tener en cuenta? En primer lugar, la cercanía al domicilio y al trabajo, el programa educativo del centro, si este es bilingüe o no, las instalaciones, etcétera. No obstante, un padre debe guiarse, sobre todo, por su intuición. Es decir, si un centro le transmite la necesaria confianza para dejar a su pequeño… ¡sin duda será el lugar idóneo! No olvides que la educación del bebé es muy importante para conseguir que este se desarrolle adecuadamente.

¿Seré buen padre o madre?

Este temor es muy frecuente durante el embarazo y en los primeros años de vida. La idea inicial de hacerlo todo perfecto puede provocar sentimientos de incompetencia al ver que es imposible.  Desde nuestra guardería, coincidiendo con algunos expertos, creemos que ser un buen padre es comunicarte adecuadamente con tu hijo, mostrarle afecto y cariño, ponerle límites, supervisar sus conductas y favorecer su autonomía. No obstante, ¡fluye y no te obsesiones con la idea de ser buen o mal padre porque puede provocarte sentimientos negativos que interfieran en tu tarea como padre!

¿Qué preocupaciones tienes tú como padre o madre primeriza? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! Seguro que muchas de nuestras lectoras o de nuestros lectores pueden ayudarte y darte algunas recomendaciones o contarte su experiencia.

Desde Chiquilín esperamos que estos consejos para padres primerizos te ayuden a disfrutar al máximo de esta etapa tan bonita y emocionante.

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!