Mi hijo aún no habla ¿Tengo que preocuparme?

Por lo general, los padres suelen tender a comparar el comportamiento de sus hijos con el de los demás niños. Cuando un pequeño de dos años es capaz de construir frases y el nuestro aún no lo consigue, la preocupación aparece, como es natural. ¡Esto es algo que en nuestra guardería de Valencia vemos a menudo!

Cada niño tiene su propio ritmo: unos aprenden antes a ir al baño solitos, otros consiguen andar antes del año y los hay que no consiguen construir frases hasta después de los dos años.

Pero aunque hay que mantener la tranquilidad, tampoco hay que restarle importancia. Si realmente existe un retraso en el habla, hay que corregirlo de forma adecuada para evita que el problema se convierte en un trastorno mayor que afecte a su educación y desarrollo futuro. Esto implica que cuanto antes se detecte, mejor.

Retraso simple del habla

Este tipo de retraso no es otra cosa que un desfase entre la aparición del habla y el desarrollo expresivo. Es decir, el lenguaje se desarrolla a un ritmo menor que el que correspondería a la edad del niño. Sin embargo, ¿cuándo podríamos decir que estamos ante un retraso del habla?

En general podemos decir que el niño tiene retraso en el habla cuando ha cumplido los dos años y aún no es capaz de articular más de 50 palabras de forma inteligible, o no es capaz de enunciar más de dos palabras seguidas.

Señales a tener en cuenta:

El niño es capaz de pronunciar sonidos o grupos de sonidos de forma aislada aunque tiene dificultad para formar palabras con ellos.

  • Puede existir retraso al iniciarse en los juegos simbólicos
  • No presentan otras alteraciones intelectuales o psicomotrices. Tienen un nivel de comprensión normal.
  • Utilizan muy pocas preposiciones y nexos entre palabras. Simplifican fonológicamente las palabras al máximo.
  • Imita las frases que escucha pero no las crea de manera espontánea.

¿Qué puedo hacer?

  • Comunícate con él, pasa tiempo de calidad con él, háblale a menudo e infúndele tranquilidad. Haz que se sienta querido, y enfoca sus “fallos” desde un punto de vista positivo.
  • La atención del logopeda puede ser de gran ayuda.
  • La función de los padres y educadores es estimularlos en el lenguaje desde pequeños. ¡Incluso desde bebés! Contándoles cuentos, libros, historias, hablándoles y utilizando un lenguaje apropiado y comprensible.
  • Una buena iniciativa para evitar este tipo de retrasos es el aprendizaje de idiomas. Los niños que aprenden una segunda lengua, por ejemplo, el inglés, desarrollan más sus capacidades lingüiísticas.
  • En nuestro Centro de Educación Infantil Chiquilin utilizamos el método de enseñanza del inglés Total English Teaching, ya que fomenta el desarrollo precoz del las capacidades comprensivas y lingüísticas de los niños.

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!