¿Cuál es el menú de una escuela infantil?

Si tu peque empieza en la escuela y se quedará a comer allí, es normal que, como padre, te preocupes por la alimentación de tu hijo. En estos casos, lo más habitual es que surja la gran pregunta: ¿cuál es el menú de una escuela infantil?

En este post, desde Chiquilín, nuestra escuela infantil bilingüe, te vamos a contar qué deberían comer nuestros hijos en las escuelas infantiles, cómo se debe elaborar un menú infantil y cómo puedes controlar qué come tu pequeño en la escuela. ¡Toma nota!

¿Cómo se escoge el menú de una escuela infantil?

El menú de una escuela infantil se debería escoger siguiendo ciertas pautas y pasos. Lo más importante, sin embargo, es asegurarse de que es sano y variado y que se adapta a la edad de los pequeños.

Estos son algunos de los pasos que seguirías para realizar un menú del comedor de una escuela infantil:

  1. Determinar para quién es el menú: esto significa que tienes que pensar para que tipo de peques es el menú infantil. Es decir, ¿qué edades tienen?, ¿tienen problemas de desarrollo?, ¿tienen problemas alimenticios? Ten en cuenta que las raciones de los peques varían en función de la edad, del estado de salud, etcétera.
  2. Tener en cuenta la pirámide alimentaria infantil: si quieres asegurarte de que lo que los peques comen es lo adecuado debes consultar la pirámide alimentaria infantil. Es la única forma de saber si los peques siguen una alimentación nutritiva y completa. Pero, ¿qué es la pirámide alimentaria infantil? La pirámide alimentaria infantil es una guía sobre alimentación, entre otras cosas, dirigida a padres, a docentes y, en general, a trabajadores de escuelas infantiles. En esta pirámide, no solo se incluye el tipo de alimentos que se deben consumir, también se habla de la importancia de realizar actividades, de la higiene y salud que deben seguir nuestros pequeños, y de otros muchos aspectos importantes para el desarrollo de los mismos.
  3. Platos variados: para que los niños no se cansen y, además para que ingieran todo tipo de alimentos y nutrientes es recomendable crear platos variados, con diferentes alimentos y con diferentes valores nutricionales. A los peques les divierte el color en las comidas y la variedad, así que… ¡apuesta por la combinación de diferentes alimentos!

Como ves, no es excesivamente complicado elaborar un buen menú que guste a los peques y que, además, sea bueno para su salud.

Alimentos básicos en la dieta de un niño

Otro de los puntos importantes en la dieta de un niño es saber qué alimentos son básicos y no pueden faltar en su dieta. Sin embargo, en los últimos años han surgido numerosos bulos y mentiras sobre la alimentación infantil. Los nutricionistas lo han dejado claro más de una vez: no existen alimentos buenos y malos. No obstante, sí que hay algunos que se deben consumir de forma habitual, y otros que deben reservarse para momentos más puntuales.

Principalmente, el alimento básico que no puede faltar en una dieta infantil es todo aquel rico en carbohidratos. Por ejemplo:

  • Pasta
  • Cereales
  • Arroz

Estos alimentos pueden combinarse perfectamente con verduras y frutas, que les aportan muchos otros nutrientes necesarios para los pequeños.

Tampoco podemos olvidarnos de las proteínas y los lácteos. Aunque en menor medida, las carnes, pescados y derivados lácteos deben estar presente en la dieta habitual de nuestros hijos. Son el complemento perfecto para tener una alimentación ideal.

Por último, algo totalmente imprescindible y, aunque parezca obvio, es la ingesta diaria de agua de manera habitual. Si un niño se acostumbra a beber mucha agua desde bien pequeño, será algo que mantendrá de mayor. ¡Así que anímalo!

Consejos de alimentación para padres

Las guarderías y escuelas infantiles ofrecen menús de mediodía. Pero el resto de comidas se realizan en casa. Por ese motivo, desde Chiquilín vamos a darte algunos consejos de alimentación que serán el complemento perfecto para el menú de tu escuela infantil.

Cómo enseñarles a comer

Como a todo, los más pequeños también deben aprender a comer. Y no nos referimos a masticar, sino al ritual que suponen las comidas y la incorporación de nuevos alimentos a la dieta. Esto suele generar dolor de cabeza en los padres si no sabe cómo afrontarse. Pero, siguiendo estos consejos, será mucho más sencillo:

  • Establece hábitos. Sobre los 6 meses los bebés comienzan a ingerir alimentos diferentes a la leche. El proceso de introducción de nuevos alimentos ha de ser gradual, armándote de paciencia y sin dar marcha atrás.
  • Los problemas de alimentación se presentan cuando los niños no han adquirido dicho hábito. Mientras antes empieces, antes se acostumbrarán a aceptar nuevos alimentos con naturalidad.
  • Es muy importante respetar las etapas. Si con un año y medio, tu hijo se niega a probar nuevos alimentos, más tarde se negará a masticar, a no comer etc.
  • El ritmo de vida actual hace que ante la falta de tiempo presentemos los platos en forma de puré o demos al niño solo lo que le gusta. Estos errores se pagan muy caros en el futuro.
  • No cedas. No permitas que el niño aparte o rechace cierto tipo de alimentos como la verdura o el pescado.
  • Las comidas han de tener una duración determinada: ni menos de 20 minutos ni más de 40. Si el niño excede este tiempo es posible que esté utilizando la comida como modo de llamar la atención.
  • No premies por comer bien ni castigues por comer mal. Si actúas así, el niño utilizará este procedimiento a modo de chantaje y no querrá comer si no le das algo a cambio.
  • Prueba a presentar los alimentos de forma atractiva y vistosa. ¡La comida entra por los ojos!
  • Y, sobre todo, ¡ármate de paciencia por el bien de tu hijo!

Pautas para una dieta sana: frutas según su etapa de desarrollo

Las frutas, igual que cualquier otro alimento, debe introducirse en el hábito alimenticio del niño en el momento adecuado. Sin embargo, es algo que no se conoce tanto como pueden ser las verduras. Por eso, este es el orden perfecto para que tu peque empiece a comerlas:

  • Desde los 6 meses: peras, plátanos, manzanas y unas cucharadas de zumo de naranja dulce.
  • Desde los 7 meses: melocotones, albaricoques…
  • Desde los 8 meses: ciruelas, sandía (sin pepitas), uvas peladas y sin semillas, cerezas sin piel, papayas…
  • Desde los 12 meses: zumo de cítricos que poco a poco podrá ir tomando en pequeños trocitos, mangos, piña.
  • Desde el año de edad: kiwis, frutas rojas, melón… En general, a partir del año, el niño puede consumir todo tipo de frutas excepto si presenta alergia o intolerancia a alguna de ellas.

La importancia de conocer el menú de tu escuela infantil

Conocer el menú de tu escuela infantil es muy importante. No solamente para saber qué es lo que va a comer tu hijo diariamente, sino para que tú puedas complementarlo con el resto de comidas, de forma que consigas una dieta perfecta y equilibrada. Además, te servirá de guía si eres de los que planifica las comidas con antelación en casa.

En prácticamente todas las escuelas infantiles ponen a la disposición de los padres el menú del comedor con antelación. Generalmente, de forma mensual o semanal. Si no sabes cómo acceder a él, te recomendamos preguntar en tu centro.

En Chiquilín, nuestra escuela infantil de inglés en Valencia conocemos perfectamente cuáles son las necesidades nutricionales de los más pequeños de la casa, por ello confeccionamos menús infantiles semanales variados y completos para ellos.

Si quieres saber más sobre nuestros métodos y conocernos, ¡contáctanos!

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!