¿Es conveniente que los niños pequeños duerman con sus padres?

A veces, aprender a dormir en su propia habitación es una de las cosas que más cuesta a los bebés y niños pequeños. Y sin embargo es fundamental mantenerse firmes ya que  dormir solos forma parte de su educación. Por lo general, lo que buscan los niños cuando quieren dormir con sus padres, es llamar la atención.

Por eso, en nuestras escuelas infantiles en Valencia, los niños, además de aprender inglés, adquieren una educación de calidad con la adquisición de normas de comportamiento comprensibles y adaptadas a su edad.

Una escena que se repite en muchos hogares es la del niño llorando para que sus padres acudan a consolarlo. Si ya sabe caminar, se levanta y se va a la cama con sus papás.

¿Qué hacer ante esta situación? ¿Es una buena o mala costumbre? Aunque muchos padres no están de acuerdo con ella, optan por permitirlo. Esto da al niño tranquilidad pero al día siguiente el proceso se volverá a repetir. Ante el dilema de pasarse la noche levantándose y acompañando al niño hasta que se duerma, muchos padres optan por la solución menos incómoda para ambas partes.

Ventajas

  • Facilita la lactancia de noche. La mamá puede alimentar a su bebé sin levantarse de la cama descansa mejor y el amamantamiento es más agradable. Se sabe que la prolactina aumenta por la noche por lo que mientras más tome el bebé de noche, más leche tendrá la madre de día.
  • Tranquilidad para los padres. Los padres primerizos se preocupan en exceso y están constantemente pendientes si el bebé no se despierta de noche o no lo escuchan respirar. Al dormir juntos las mamás se quedan más tranquilas.
  • Los bebés que duermen con sus papás duermen mejor. Si se despiertan y notan que sus padres están cerca vuelven a dormirse.

Inconvenientes

  • Los padres no descansan. Los niños se mueven mucho, se despiertan, dan patadas… ¡así es imposible conciliar el sueño!
  • Pérdida de intimidad. La presencia del pequeño hace que la intimidad de los padres se vea afectada. Las relaciones sexuales disminuyen y el niño se convierte en el centro de atención.
  • Se interfieren en el desarrollo evolutivo del niño. Los niños necesitan su propio espacio para desarrollarse. Si por ejemplo un niño a los 12 años sigue durmiendo con sus padres esto se considera una conducta patológica.

En nuestra guardería Chiquilín en Valencia los más pequeños adquieren una educación de calidad a través de la enseñanza en valores y del aprendizaje de normas de conducta adecuadas, imprescindibles para su futuro. Esto permite a los papás tener la tranquilidad y seguridad de que en nuestro parvulario de inglés sus hijos adquieren una educación bilingüe con nuestro exclusivo Método Total English Teaching

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!