¿Eres un buen ejemplo para tus hijos? ¡Los niños lo imitan todo!

Cualquier persona puede convertirse en un modelo a seguir para el niño. Los niños se basan en la rutina y en lo que ven a la hora de establecer sus pautas de comportamiento. Por eso a muchos papás les da tranquilidad que sus hijos tengan una educación de calidad y buenos ejemplos a seguir en cualquier ambiente en el que se muevan: en casa, en la guardería o en sus relaciones sociales.

En nuestra guardería bilingüe de inglés en Valencia, nuestra prioridad es garantizar el futuro de tus hijos con la tranquilidad de que recibirá una educación en valores, en un entorno de seguridad y confianza. En nuestro parvulario de inglés en Valencia también aprenderá a hablar inglés de forma lúdica y eficaz con nuestro Método Total English Teaching exclusivo.

La relación con otros niños es de gran importancia. En las familias en las que hay varios hermanos los padres suelen ser más exigentes con los mayores ya que ellos se convierten en el modelo a imitar de los más pequeños. Como es lógico, los más pequeños quieren ser mayores por lo que toman como referencia a sus hermanos o a otros niños de más edad.

Como influyen los mayores en los niños pequeños

Aunque en casa son los padres los que establecen las normas, hay situaciones incontrolables que pueden echar a perder el trabajo educativo realizado con los hijos. Por ejemplo, si el niño pasa mucho tiempo en casa de familiares o amigos en los que viven otros niños más mayores y conflictivos. Si el niño escucha gritos, malas contestaciones o negativas, pensará que esas conductas son normales y las adoptará.

Ciertamente hay situaciones que escapan a nuestro control pero los comportamientos se pueden reconducir. Convierte a tu hijo en tu cómplice y coméntale de forma que él lo entienda, lo mal que lo pasarán esos niños maleducados o contestones cuando pasen el día castigados. El niño ha de entender que enfadarse y portarse mal solo le traerá problemas.

La educación de los hijos es la prioridad de cualquier padre. Por ello no hay que resignarse ni tirar la toalla. La actitud siempre ha de ser, aconsejar, educar, ser el mejor ejemplo. El niño ha de tener siempre esta máxima en la cabeza: “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. No pegar, no insultar, etc.

Los niños saben y entienden más de lo que piensan los padres. Por ello es muy importante que se conviertan en un ejemplo para ellos: que exista buena comunicación y sientan que pueden confiar en sus padres y en el modelo de educación que les ofrecemos.

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!