Empeñados en educar niños felices y capaces

En nuestra guardería bilingüe en Valencia no solo nos ocupamos de ofrecer la mejor educación bilingüe. En este ciclo de educación infantil también nos ocupamos de otros aspectos esenciales de su educación y desarrollo: programas de motricidad fina, expresión musical, formación de conceptos a través de bits de inteligencia

Ninguna persona dispone de las claves perfectas para hacer que la vida de un niño sea tan perfecta y feliz como deseamos. La felicidad y un futuro lleno de proyectos e ilusiones por cumplir es algo a lo que todos aspiramos y hacia lo que debemos enfocar todos nuestros esfuerzos. Cada niño es un mundo: unos tienen carácter fuerte, otros son introvertidos, pero como educadores y padres, debemos poner los medios para que todos sean felices el día de mañana siguiendo unas pautas comunes:

Educar desde el primer día: No hay que esperar a que el niño tenga, 2, 3 o 4 años para establecer las reglas y mostrarles los límites. ¡Los niños entienden más de lo que crees! Aunque todavía no hayan aprendido a hablar su área sensorial está muy desarrollada.

Establece reglas y respétalas

Las reglas hacen que se sientan seguros. Los niños aman la rutina: acuéstales a las mismas horas, establece horarios para las comidas, acaríciales y ofréceles seguridad y cariño desde el principio.

Las normas se establecen para ser cumplidas. Si un niño percibe que no existen límites, pensarán que todo está permitido y cuando no lo consigan se frustrarán.

La formación de hábitos resulta imprescindible como parte de su desarrollo. En casa hay que hacerles comprender que al igual que papá y mamá van a trabajar y hacen sus tareas, ellos también tienen que cumplir con las suyas: hacer los deberes, recoger los juguetes, no jugar a la consola entre semana porque hay que estudiar, etc.

Comunicación y clima de confianza

La buena comunicación y la relación de confianza mutua son claves en el desarrollo del niño necesarias para una correcta educación infantil. Jamás hay que menospreciar, juzgar o comparar: “Tu hermano es más listo que tú”, “ya sabía yo que no ibas a poder”, “eres tonto” o frases similares, harán que se alejen de nosotros y se sientan frustrados. Por el contrario, la comunicación positiva, responder a sus preguntas con tranquilidad o darle ánimos, harán que se sientan más seguros y alcancen mejor la madurez al sentirse respaldados.

El refuerzo, siempre positivo

Si solo nos fijamos en lo que hacen mal, el niño crecerá con baja autoestima. Por el contrario, si alabamos lo que hacen bien y les animamos, aumentarán sus esfuerzos para mejorar y superarse.

Responsabilidades adecuadas a su edad

Dar responsabilidades desde pequeños es fundamental para que aprendan el valor del esfuerzo. Pero hay que procurar que dichas responsabilidades sean adecuadas y proporcionadas a cada edad. Hay que empezar por pequeños pasos e ir aumentando las responsabilidades de forma gradual.

Y sobre todo…¡mucho cariño y amor! Sentirse queridos es el mejor aliciente para que tu hijo crezca sano y feliz.

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!