¿Cómo dejar claros los límites de los más pequeños?

Cuidar de los hijos es un ejercicio de amor total e infinito. Sin embargo cada día se convierte en un tira y afloja que pueden conducir a la frustración, el enfado y la ira. Las normas de convivencia han de empezar en casa y continuar en el centro educativo.

En la guardería Chiquilín en Valencia, tenemos claro que el respeto a las normas es indispensable para su desarrollo infantil y algo imprescindible para su futuro, tan importante como una correcta alimentación o una buena educación bilingüe.

Los pequeños no son conscientes de los límites y pueden poner a prueba los nervios más templados. Su deseo es saber hasta dónde pueden llegar en cada aspecto del mundo que les rodea. Día a día descubren y aprenden nuevas destrezas, superan retos y están deseando practicar lo que han aprendido.

Educar a un niño supone un gran reto difícil pero que comporta grandes satisfacciones. Lo importante es establecer jerarquías, marcar los límites y aplicar normas de comportamiento claras y definidas. Mientras antes aprendan a obedecer y a tener claro hasta dónde pueden llegar, más natural les resultará acatarlas y aceptarlas.

Es importante ser constantes, establecer normas realistas y dejar claro que las ponen los mayores y han de ser cumplidas en un ambiente de convivencia y respeto mutuo. Si el niño siente que unas veces las reglas son estas y otras veces se las saltan y no ocurre nada, se sentirá desconcertado e inseguro.

Criterios a seguir para establecer normas de conducta

  • Sé coherente

La coherencia y la firmeza son muy importantes. Si tú te saltas las normas, no esperes que tu hijo las respete. Por ejemplo, si lo has castigado sin salir por su mal comportamiento y al poco tiempo le permites salir, el niño sentirá que no ocurre nada haga lo que haga.

Asegúrate de que el castigo sea proporcional a la falta cometida. No apliques castigos imposibles de cumplir. Actúa de modo coherente y con firmeza.

  • No amenaces en vano. Las amenazas vacías acaban por menoscabar tu autoridad.
  • Sé un buen ejemplo. ¡Los niños imitan lo que ven!
  • Elimina las tentaciones

Los niños tienen una curiosidad insaciable. Si tienen que hacer deberes por ejemplo, aléjalo de la tablet, tele, ordenador o Smartphone. Recuerda que eres tú quién debe controlar el uso de estos dispositivos.

  • Relación de complicidad

Establecer normas no significa convertirse en un dictador. Explica el porqué de cada cosa y sus consecuencias. Implícalo a través de las emociones: “No juegues en el salón con la pelota porque le podrías dar al cuadro que pintó el abuelo” utilizando mano izquierda para que no se sienta culpable si lo hace “sin querer”.

En la Escuela infantil Chiquilín tienes la tranquilidad de que tus hijos obtienen la mejor educación bilingüe, imprescindible para su futuro.

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!