¿Cómo ayudar a mi hijo a volver a la rutina del cole?. ¿Qué pautas debo seguir?

Si a los adultos nos cuesta volver a retomar nuestros hábitos cotidianos, ¡imagínate a los niños! Tras un periodo de vacaciones en el que han estado “a su aire”, sin prisas para marchar a la cama…¡y mucho menos para levantarse!, hay que volver a poner el despertador, a los horarios, a comer prontito… Pero no hay que ponerse tristes sino todo lo contrario. La vuelta también es época de reencuentro, de volver a ver a los amigos del curso pasado, de reír, jugar y pasarlo en grande en la guarde rodeados de alegría y diversión.

Pero antes de que las cosas vuelvan a la “normalidad”, hay que pasar un periodo de adaptación que no siempre resulta fácil. ¡Sobre todo para los más pequeños! En verano los niños pasan mucho más tiempo en familia y de forma relajada, pero tras el periodo de vacaciones hay que volver a la rutina, al trabajo y al cole.

El niño tiene que sentirse seguro y entender que la vuelta a la rutina no es un castigo, no es algo malo, no es una separación, no es un aburrimiento… Hay que tratar el tema con tranquilidad para que el niño sienta seguridad y entienda que unas veces se está de vacaciones y otras se está en el cole o en el trabajo.

Cómo volver a la rutina sin traumas

Evita que te vea “de bajón” Si el niño percibe que estás de mal humor por terminar las vacaciones y siente que para ti es un “rollo” volver a la oficina, él tendrá la misma sensación. ¡Dale un giro de 360º! Enfoca la vuelta como la vuelta a casa, a sus juguetes, sus amigos, sus cosas, sus programas favoritos… ¡siempre en positivo!

Horarios. Uno de los temas más difíciles de retomar es la vuelta a los horarios habituales. ¡Mandarlos a la cama cuando aún es de día puede convertirse en un momento complicado! Sin embargo, no hay más remedio. Procura preparar la habitación creando un ambiente tranquilo: cierra las ventanas, baja las persianas, ponle su peluche encima de la cama…

Crea hábitos repetitivos. La repetición de los hábitos es indispensable para su equilibrio emocional: establece horarios para ir a la cama, para levantarse, para sentarse a la mesa, para ver la tele, para jugar…el establecimiento de hábitos de conducta hace que los niños sientan con naturalidad que deben hacer ciertas cosas a ciertas horas ¡como los mayores!

En nuestra guardería Chiquilín en Valencia sabemos que el momento de la vuelta es duro. Es muy importante ser conscientes que volver a la guardería y a la rutina, es construir su futuro, aprender inglés, volver a ver a sus amigos y…¡divertirse un montón!

Chiquilín: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!