5 pasos para evitar los temores nocturnos

Los miedos nocturnos son muy habituales en los niños. El niño pasa una buena parte del tiempo dentro de su propio mundo de fantasía en el que habitan dragones, “malos”, dinosaurios o todo tipo de monstruos. A la hora de dormir, las historias vividas vuelven a su memoria, haciendo difícil desconectar y conciliar el sueño. De repente, incluso su propia habitación le da miedo, y también sus juguetes o su osito de peluche. Esto es debido a que el niño es aún demasiado pequeño para diferenciar la realidad, de su mundo imaginario.

Los miedos nocturnos, a la oscuridad, a que sus padres se separen o se olviden de él, al ruido, a los extraños o a la gente “mala”, son parte del proceso de educación y desarrollo infantil y por tanto, son una etapa normal. En general este periodo suele empezar sobre los 2 años y terminar sobre los 8 o 9 años.

¿Cómo  podemos ayudar a superar estos temores?

Durante la edad preescolar, el niño comienza a ser consciente de que hay cosas en el mundo que pueden ser malas y hacerles daño. El trabajo de padres y educadores será hacer entender al niño la diferencia entre los peligros reales (irse con un extraño) y los imaginarios (brujas, monstruos en los armarios, etc).

Aunque no se puede eliminar de golpe el miedo infantil, sí es posible reducir sus temores y aumentar la calidad de su descanso siguiendo una serie de pautas:

  1. Prepara el camino. Antes de acostarse, intenta crear un ambiente de tranquilidad: Cuéntale historias entretenidas y divertidas, no violentas y apropiadas a su edad. (Seguramente te habrás percatado de lo siniestras que son muchas películas o historias para niños).
  2. Establece una rutina: Por ejemplo, un buen baño caliente, una bonita historia, canciones, un poco de compañía silenciosa hasta que se duerma, etc.
  3. Cuentos “anti miedo”. Existen cuentos específicos para ayudar a superar este tipo de temores. Puedes preguntar a su pediatra o en tu librería de confianza. También los podrás encontrar en Internet.
  4. Deja una luz “quitamiedos” encendida. Este remedio simple y eficaz ayuda al niño a sentirse seguro. La luz tenue evita la oscuridad total, el niño puede ver y reconocer su habitación y el miedo disminuye.
  5. Restar importancia a los terrores nocturnos. Si el niño despierta llorando, lo mejor es consolarle obviando el motivo del miedo, diciéndole que no existen monstruos ni brujas y tranquilizándolo todo lo posible.

En nuestra guardería en Valencia sabemos que los temores nocturnos son a veces provocados por situaciones vividas durante el día. Por ello en Escuela Infantil Chiquitín, ofrecemos al niño un entorno de seguridad y tranquilidad en el que aprender y sentirse felices. Además de ofrecer pautas educativas en nuestro parvulario el inglés, la educación bilingüe es uno de nuestros objetivos prioritarios.

El Método Total English Teaching nos permite ofrecer una educación bilingüe de calidad y gracias a ello y a nuestros años de esfuerzo y dedicación en la enseñanza del Inglés, nuestros pequeños alumnos pueden optar a la mejor educación que sentará las bases de su futuro.

Chiquilin: Su futuro empieza aquí

Deja tu comentario

Solicitar información
Si necesitas más información sobre nuestro centro educativo, llámanos al siguiente número 96 385 07 81 o solicita información.
Solicitar información

¡Suscríbete a nuestro newsletter para saber de todas nuestras noticias!