¿A qué edad hablan los niños?

Enviado por admin_usr el
¿A qué edad hablan los niños?

¿Tu hijo no ha empezado a hablar y estás preocupado? ¡Pues no te preocupes! En este artículo, desde Chiquilín, nuestra guardería de inglés en Valencia, resolvemos todas tus dudas y te contamos cuándo habla un bebé, y cuál es la mejor edad para empezar a enseñarles idiomas a los peques de la casa.

¿Cuándo empiezan a hablar los bebes?

Establecer la edad de hablar de un bebé es complicado. Cada niño comienza a andar a una edad diferente y no iba a ser menos con el habla. Por este motivo, es importante que los padres no se obsesionen con el tema, pues el ritmo de desarrollo de los niños es muy variable.

No obstante, hay datos que reflejan cuáles son las edades más habituales:

  • Antes del primer año: los niños empiezan a prestar atención a los sonidos y a las palabras y comienzan a balbucear. ¡Aunque no se les entiende nada de nada! En este periodo de tiempo, es importante que te fijes si tu hijo reacciona o no a los sonidos, pues si no lo hace es posible que tenga algún problema auditivo.
  • Entre los 12 y los 15 meses: en este periodo de tiempo, los peques aumentan su balbuceo y, en algunos casos, llegan a decir algunos sustantivos, como por ejemplo: pelota.
  • Entre los 15 y los 24 meses: desde los 15 meses hasta los dos años, normalmente los niños son capaces de combinar palabras y de identificar algunos de los objetos más comunes para ellos, como por ejemplo los muñecos. Además, en muchos casos pueden llegar a definirlos: “muñeco grande”, “muñeco pequeño”, etcétera.
  • Entre los 2 y los 3 años: es el periodo de tiempo de los avances. Esta es la edad en que un bebé empieza a hablar de forma más fluida, aunque no siempre tienes por qué entenderle.

Estos datos reflejan a qué edad empiezan a hablar los bebés normalmente. Sin embargo, siempre hay un porcentaje de bebés que lo hace antes de los periodos señalados e incluso más tarde, y que su desarrollo es completamente normal. Por lo tanto, tómate estos datos como una guía, pero ten presente que tu peque puede desarrollar el habla en otros periodos.

¿A qué edad debe empezar a estudiar inglés un niño?

Un niño puede empezar a estudiar inglés desde los primeros meses de vida. Para aprender idiomas no es necesario que tu hijo haya empezado a hablar, de hecho, cuanto más pequeño sea mejor será para él.

Esto se debe a que los peques son como ‘esponjas’ y absorben todo lo de su alrededor prácticamente sin esfuerzo. Por este motivo es importante que tu hijo esté en contacto con el idioma desde bebé.

¿Cuáles son las ventajas de aprender inglés desde pequeño?

Tal y como te hemos mencionado en numerosas ocasiones, existen muchas ventajas de aprender inglés desde pequeño.

En este artículo te recordamos cuáles son las principales:

  • Aprender el idioma anglosajón con mucha naturalidad.
  • Le ayudará a tener otros puntos de vista en el futuro.
  • Desarrollará más su inteligencia.
  • Le facilitará el aprendizaje de otros idiomas en el futuro.
  • Mejorará la pronunciación del idioma.
  • Tendrá más posibilidades en el mundo laboral en el futuro.

Estás son solo algunas de las ventajas de aprender inglés desde bebé, no obstante, estudiar inglés desde pequeño aporta muchos más beneficios a tu hijo, sobre todo, que aprenderá el idioma como si se tratase de su propia lengua materna, con una pronunciación y una estructura perfecta.

¿Te preguntas cómo ayudar a que tus hijos aprendan inglés tan pronto? Lo mejor es que los lleves a una escuela infantil bilingüe y que, además, refuerces su aprendizaje con juegos y videos en inglés cuando llegan a casa.

Por último, desde Chiquilín, queremos recordarte que no te preocupes si tu peque lleva un ritmo más lento, eso no significa que tenga problemas de desarrollo, aunque si notas algún síntoma lo mejor es que lo lleves a un especialista.

Además, antes de finalizar con el artículo, queremos hacer especial hincapié en todas las herramientas y métodos que ayudarán a tus hijos a desarrollarse tanto personalmente como en disciplinas como los idiomas, fundamentales para el futuro.

Chiquilín: su futuro empieza aquí